✶ ‘El agua’, de Elena López Riera, una película de mitos y mujeres



 (Publicado en New Films)  Con este proyecto la cineasta ganó un premio en las residencias de la Cinéfondation de Cannes. López Riera regresa a la localidad francesa para competir en la Quincena de Realizadores.

Aunque se estrena como directora de largometrajes con El agua, no es la primera vez en Cannes para Elena López Riera. En 2015 el Festival de Cine proyectó su primer cortometraje, Pueblo, y más tarde la cineasta ganó, precisamente con el proyecto de El agua, un premio de residencias en la Cinéfondation del certamen y el premio Ikusmira Berriak del Festival Internacional de San Sebastián.

Pero el Festival de Cannes no es el único certamen en el que ha participado la cineasta oriunda de la localidad alicantina de Orihuela, que compitió en el Festival de Cine de Locarno en 2016 con el corto Las vísceras y que en 2021 ganó el Pardo de Oro a mejor largometraje del festival suizo. Además, ha participado en el  Berlinale Talent Campus de 2017.

López Riera escribe el guion de El agua, que compite en la Quincena de Realizadores del 75 Festival de Cannes, junto a Philippe Azoury. Giuseppe Truppi  es el director de la fotografía, Carlos Ibañez se encarga del sonido y Cendrine Lapuyadé dirige el equipo de casting de esta coproducción de la suiza Alina Film, la española Suica Films y la francesa Les Films du Worso. La película cuenta con el apoyo del Institut Valencià de la Cultura (IVC) y el Instituto de la Cinematografía-Gobierno de España (ICAA y con la participación de RTVE y À Punt Mèdia . Las ventas las gestiona la francesa Elle Driver, y en España estará distribuida por Filmin junto a Elastica.

Rodada en Orihuela, localidad que ha sufrido diversas inundaciones a lo largo del tiempo, tiene como protagonistas a la debutante Luna Pamies junto a Bárbara Lennie, Nieve de Medina y Alberto Olmo.

El agua gira en torno a una antigua creencia popular que sostiene que algunas mujeres desaparecen en cada inundación porque tienen “el agua dentro”.  Se ambienta en el verano de un  pequeño pueblo del sureste de España, en el que viven Ana con su madre  y su abuela en una casa a la que el resto del pueblo mira con suspicacia. En medio de la atmósfera eléctrica que precede a la lluvia, Ana conoce a José a la vez que lucha por aventar a los fantasmas.